martes, 15 de mayo de 2012

Capítulo 37



Tributos, aquí tenéis el capítulo de hoy. Siento haberlo puesto tan tarde pero bueno, disfrutad ;)



No sé cuánto tiempo estamos buscando tributos en la oscuridad, pero el caso es que se me hace eterno. Esta vez llevamos solo las linternas, no hemos cogido ninguna antorcha y creo que echo de menos el resplandor dorado del fuego, al menos este iluminaba más y era más cálido. Las linternas apenas aportan unos rayos de luz clara que no son capaces de penetrar en la oscuridad que nos rodea y hace que me sienta atrapado. Además, seguro que el fuego que teníamos ayer espantaba a más de un animal peligroso, hoy me parece oír todo tipo de ruidos siniestros entre la maleza. Sí, desde luego ha sido una equivocación no traer con nosotros una antorcha. Al menos, frío no tengo, nos movemos deprisa.

Hoy no hay ningún tributo que encienda ninguna hoguera que nos de alguna pista sobre el paradero de los demás y nos dedicamos a dar vueltas en la oscuridad, buscando. En lo que a mi respecta, hace rato que estoy perdido y no creo que supiera volver al campamento desde aquí. Después de seguir un par de huellas sin éxito, decidimos sentarnos a descansar.

No hablamos mucho. Bebemos algo de agua y los demás discuten sobre que rumbo seguir. Finalmente, decidimos ir al único río que pasa a través del bosque y que desemboca en el lago. Está lejos, pero ahí al menos tenemos alguna posibilidad de cazar a alguien. Cuando estamos a punto de ponernos en marcha de nuevo, oigo algo, como un siseo encima de nuestras cabezas. Mi instinto me dice que estamos en peligro y que no es un animal normal y corriente lo que nos acecha. Creo que los demás también lo han notado, porque se han callado de repente.

Como si nos hubiéramos puesto todos de acuerdo, miramos hacia arriba, muy despacio, paralizados por el miedo. Encima nuestro, enroscada en una rama, está una de las serpientes más grandes que he visto en los juegos. Debe de tener el mismo grosor de mi pierna y no acierto a adivinar su longitud, pero mínimo son dos metros. Sus escamas son de color negro brillante y la luz de nuestras linternas se refleja en ellas dando la sensación de que su piel sea un cielo cuajado de estrellas. Lo más terrorífico son sus ojos, rasgados y amarillos, pero con un brillo de inteligencia difícil de apreciar en un animal. De entre su boca, asoma una lengua bífida que es lo que produce el siseo y puedo ver también dos finos colmillos que seguro que están llenos de veneno. No es una serpiente corriente, es un muto del Capitolio.

Durante unos instantes, nos quedamos mirándonos mutuamente. Ella parece que nos esté analizando, tal vez quiere saber a cuántos de nosotros se puede comer de una vez. Alguien suelta un gritito de angustia y el reptil nos mira aún más fijamente. Decidido, cojo muy lentamente mi linterna y sin pararme a pensarlo antes, enfoco el rayo de luz directamente a esos ojos amarillos deslumbrando a la serpiente al grito de:

-¡Corred!

Los siguientes momentos son muy confusos. Todos nos levantamos de golpe y en el intento desesperado de huir, chocamos los unos con los otros entre empujones y codazos. Corremos en la oscuridad, apenas alumbrados por los rayos de las linternas de los que las conservan y el mundo se convierte en una mezcla de oscuridad, luz, miedo y gritos. La serpiente aún nos sigue, lo sé. Está detrás de nosotros, deslizándose rápidamente sobre el suelo del bosque.

Seguimos corriendo y corriendo sin rumbo hasta que me arden los pulmones y mis piernas se convierten en gelatina. Lo único que nos mueve a seguir huyendo es el miedo a recibir un mordisco mortal.
Cuando estoy a punto de que me abandonen las fuerzas y de derrumbarme en el suelo, siento que algo cae del cielo detrás de nosotros. Al principio creo que es un paracaídas y parece que la presencia que nos perseguía ha dejado de hacerlo, así que me paro y me giro en seco para ver que es lo que ha hecho retroceder al muto. No es un paracaídas lo que ha caído, es una trampa. Es una especie de lona, tal vez una manta, con piedras pesadas atadas a los extremos. La serpiente ha quedado atrapada justo debajo de la manta y con las piedras no puede deslizarse por debajo, es demasiado grande. Intenta abrirse camino rajando el tejido a mordiscos y está a punto de liberarse cuando un cuchillo lanzado por el aire se clava en su cuerpo escamoso. Un segundo y un tercero lo siguen dando en el blanco y asegurando la muerte de la serpiente, que deja de retorcerse y se queda inmóvil en el suelo.

Estamos todos sudorosos y jadeando, agotados por la carrera. Nos quedamos en tensión, esperando ver aparecer otro monstruo creado por los Vigilantes o a que la serpiente reviva y se abalance sobre nosotros. Al cabo de un rato, alguien, creo que Marvel, suelta una risa triunfal y los demás le corean. Clove se acerca al cadáver del muto para recuperar sus armas:

-No.-La prevengo yo.-Seguro que en sus escamas hay tanto veneno como en sus colmillos, no es seguro que cojas esos cuchillos.

Ella me mira indecisa y parece darse cuenta de que probablemente tengo razón porque deja los cuchillos donde están. Es entonces cuándo lo veo, no muy lejos de donde estamos, al pie de un árbol. Es el chico del distrito 3, el que me encontré en el hospital del centro de entrenamiento. Está tumbado en el suelo y parece que está muerto hasta que suelta un quejido de dolor.

25 comentarios:

  1. :D Luba eres muy buena escribiendo... me encanta :D

    ResponderEliminar
  2. ¡wow! muy buen capitulo luba ya me muero de ganas por saber como vas a hacer los capitulos en donde los profesionales encuentran a katniss sigue asi lo estas haciendo muy bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias!!!
      Tengo preparadas un par de sorpresas para esa parte de la historia y creo que os va a gustar :)

      Eliminar
  3. ssiii ya kiero q encuentren a katniss. pero creo q primero ellos tambien se keman con el fuego q hace el capitolio va almenos en el libro.......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, lo se, Peeta tenia quemaduras cuando Katniss le encuentra pero aun me queda una noche para eso :)

      Eliminar
  4. Luba es muy bueno. Me encanta como describes las escenas para que parezcan tan reales. Y, por cierto, me encanta tu idea de avisar a la gente sobre cuando pondrás el siguiente. así la espera es más llevadera ;)
    Crispi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias :)
      Me alegra saber que sirve de algo que haya puesto lo de los capitulos.

      Eliminar
    2. Tiene razon, yo asi se cuando tengo que sacar a mi hermana para poder leerlos!

      Eliminar
  5. Alucinante Luba, ¿que quieres que te diga?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! ¿Que quieres que te conteste? ;)

      Eliminar
  6. Este capitulo fue tan detallado que hasta me dio miedo la serpiente ;/
    Ojala y pronto subas el proximoo XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ajajaja es que se supone que mi intencion era dar miedo :P
      El siguiente lo subo pronto, lo prometo

      Eliminar
  7. Cuanto tiempo sin escribirte Luba, al fin tengo algo de tiempo para leer la historía, tenía un monillo... cada día lo haces mejor mujer :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!
      Pues me alegro de que no te hayas olvidado de la historia ;)

      Eliminar
  8. como siempre esta genial te superas con cada capitulo¿que te puedo decir?simplemente increible

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno lo de la serpiente Luba te as inspirado en el basilisco de Harry Potter ??Esk no e podido evitar acordarme de ello...Genial el capitulo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!
      Y si, jeje, me inspiré en el basilisco, es que acababa de leerme esa parte xD

      Eliminar
  10. Esta genial! :D me encanta como escribes

    ResponderEliminar