sábado, 30 de junio de 2012

Capítulo 59




Listo :) Espero que os guste, este lo he hecho un poco más largo para compensaros. Disfrutad ;)


Katniss y yo nos paseamos por las cercanías del arroyo durante un rato antes de adentrarnos más en el bosque. Yo sigo a mi aliada, sin preguntarle qué estamos buscando, hasta que veo que ella recoge del suelo una fina cuerda, desecha por la cantidad de lluvia que debe de haberle caído encima. Intuyo que formaba parte de una trampa, colocada hace días, y que Katniss quería comprobar antes de empezar a cazar.

-Si queremos comida, será mejor que regresemos a mi anterior territorio de caza.-Dicta ella.

-Tú decides, solo tienes que decirme que debo hacer.-Digo a la vez que ruego que adonde nos dirijamos no esté muy lejos, porque la pierna me arde, y aunque me ayudo de una rama como bastón, no me veo capaz de andar mucho.

-Mantente alerta.-Me aconseja Katniss.-Quédate en las rocas todo lo posible, no tiene sentido dejar un rastro.

Hago todo lo que me pide, ando por las rocas, evito el barro y no me quejo ni cuestiono nada. Parece que Katniss se ha transformado desde que hemos salido de la cueva, no sé si es así siempre que caza, o solo cuando está en una situación de peligro, pero el caso es que la dura expresión en su cara advierte de que no va a admitir réplicas. Así, con ese porte y armada con el arco, me recuerda a una diosa guerrera, más temible que nunca pero también más hermosa.

Al fin, dejamos atrás el río y nos adentramos en el bosque. Agradezco la sombra que proyectan los árboles, porque aquí se está mucho más fresco que a plena luz del sol. Seguimos andando, Katniss está pendiente de cualquier movimiento que indique la posición de algún animal. Yo también presto atención, pero ni veo ni oigo nada.

Llevamos ya un buen rato andando cuando Katniss se gira y me mira enfadada.

-¿Qué?-Pregunto algo indignado.

-Tienes que hacer menos ruido.-Me espeta ella impaciente.-Estás espantando a todos los conejos en quince kilómetros a la redonda.

-¿De verdad? Lo siento, no lo sabía.

A partir de entonces, intento poner más cuidado al pisar, pero no me sale hacer menos ruido, no entiendo como Katniss consigue andar de una forma tan silenciosa. Intento imitarla, primero apoyo el talón y luego la planta lentamente, pero lo único que consigo es que me duela más la pierna.

Estoy agotado cuando por fin descansamos y me derrumbo exhausto sobre una roca. No he ido nunca de caza, pero aún así sé que después de tanto rato, ya tendríamos que haber cogido alguna presa.

-Katniss, tenemos que separarnos.-Digo al fin.-Sé que estoy espantando a los animales.

-Solo porque tienes la pierna mal.-Intenta consolarme ella.

-Lo sé, pero ¿por qué no sigues tú? Enséñame que plantas tengo que recoger.
Ella no está de acuerdo, así que sigo insistiendo y al final acepta a regañadientes. Me enseña qué raíces son comestibles y acordamos una melodía para comunicarnos a través de los sinsajos. Mientras se aleja, yo me quedo por los alrededores realizando la tarea que me ha encomendado.
No es difícil, y pronto tengo tantas raíces que no me caben en las manos, así que saco el cuadrado de plástico y las pongo encima. Mis pasos me dirigen cuesta abajo y me alegro al encontrar un arbusto cargadito de las bayas con las que Katniss camufló el jarabe de dormir. Cojo todas las que puedo y después de dejarlas en el chubasquero, vuelvo a por más.

Es mi segundo viaje para dejar el cargamento de bayas cuando oigo que alguien grita mi nombre. Katniss parece asustada y me transmite su miedo, pero en vez de quedarme paralizado, corro lo más deprisa que puedo hacia ella. Por fin la localizo, pero entonces ella me lanza una flecha que consigo esquivar por los pelos. Es tal la gratitud que me sorprende verla sana y salva, que me sorprende cuando ella se me pone a gritar hecha una furia.

-¿Qué estás haciendo? ¡Se supone que tienes que estar aquí, no corriendo por el bosque!

Me quedo sin habla un instante y consigo decir con un hilo de voz:

-Encontré unas bayas arroyo abajo.

-Silbé ¿por qué no respondiste?

-Yo...no lo oí.

Antes de que me recrimine nada más, me acerco a ella y la rodeo con los brazos. Está temblando, pero aún así, se aparta de mi y me da la espalda, dejando patente que no me perdona.

-¡Además has comido sin mi!-Me acusa.

-Yo no he sido.-Niego asombrado. Entiendo por qué lo dice cuando veo que falta un pedacito de queso que debe haberse comido algún animal.

En un intento de reconciliarnos, le ofrezco las bayas que aún tengo en la mano.

-¿Quieres unas pocas?

Ella se acerca, pero en vez de comérselas, las examina cuidadosamente. Es entonces cuando suena el cañón, tan cerca de aquí, que el estruendo me deja confundido unos instantes. Katniss y yo nos miramos, cercionándonos de que el cañonazo no es por ninguno de nosotros dos. Nos da tiempo a ver el aerodeslizador, llevándose el cuerpo de la Comadreja.

Aterrado, agarro a Katniss del brazo y la empujo hacia los árboles.

-Trepa, llegará en un segundo.

-No, Peeta.-Me detiene.-La has matado tú, no Cato.

-¿Qué? Ni siquiera la había vuelto a ver desde el primer día ¿Cómo iba a matarla?

No entiendo nada hasta que Katniss me muestra las oscuras bayas que he estado recogiendo.

18 comentarios:

  1. aisss pobreee la comadrejaaaaa jajajajajaajajaa

    ResponderEliminar
  2. Hola Luba! Solo quería decirte que me encanta como escribes, me he leído todos los capítulos en un solo día.
    Yo no tengo blog, pero por casualidad encontré el tuyo y es genial!
    Espero que sigas escribiendo porque lo haces realmente bien.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Pues muchas gracias, me alegra que te guste mi blog :)
      Vale, de momento seguire escribiendo
      Besoss

      Eliminar
  3. Haaa cada vez se acerca mas el final NOOOO :)

    Muy buen capitulo graxias por compratirloo haces mis noches alegres por leer el Fic lo amoo XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, bueno, no te preocupes, que seguiré escribiendo en llamas.
      Y te quería dar las gracias también porque eres de las pocas personas que comentan en todos los capitulos y desde el principio, estoy muy agradecida :)

      Eliminar
  4. Genial Luba!! I <3 Peeta jajajaja(aunque es mejor finnick)
    Ah, y dice maría que está genial y q no te puede comentar xq está de viaje, y bla,bla,bla... Cosas de esas xD
    Besos!! *3*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! :)
      Y bueno, que maría no se preocupe, que entiendo que no me pueda comentar y no pasa nada xD
      Por cierto, voy a poner una encuesta y asi vemos quien tiene razón sobre lo de Peeta o Finnick

      Eliminar
  5. genial cap lubaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. buenisimo.... geniall.... espero un compromiso formal a seguir la historia hasta el fin de sinsajo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :)
      ¿Quieres que te firme un documento? jaja

      Eliminar
  7. con tu palabra alcanza...... pero no te olvides..... TE ESTAREMOS VIGILANDO...... jajajajaja la culpa es tuya pr haber escrito la version de la historia segun peeta y haberla hecho tan geniall,,,

    ResponderEliminar
  8. Hola Luba me encanta como escribes el blog lo descubrí por casualidad hace dos días en una pagina del Tuenti y ahora me e viciado a el esta genial y me encantaría que continuaras con los otros dos libros un saludo

    ResponderEliminar
  9. Porque no escribiste mas alla del capitulo59? Son muy buenos estos capitulos me quede picada con esta historia saludos :3

    ResponderEliminar